¿Pared manchada? Elige la mejor forma de eliminar el problema

No hay nada más molesto que encontrarse con una pintada o un graffiti en la fachada, ya sea de un negocio, un edificio público, en su comunidad de vecinos o en su vivienda particular. Es cierto que algunos graffitis son elementos decorativos dignos de ser conservados, pero en la mayoría de las ocasiones son pintadas que de ninguna forma podrían considerarse una forma de arte y que lo único que consiguen es estropear la imagen de un edificio. No importa lo limpia que esté una fachada, si está llena de pintadas puede dar la sensación de estar descuidada y sucia.

Y los graffiteros no se dedican solo a “decorar” fachadas. Cualquier superficie puede ser susceptible de servir como lienzo, como pueden ser vagones de metro o tren, puertas o muros divisorios.

¿Cómo llevamos a cabo la limpieza de una fachada?

Hay varios factores a tener en cuenta a la hora de eliminar los graffitis de un muro, el cristal de un escaparate, el vagón de un tren o de cualquier otro lugar. Especialmente porque uno de nuestros principales objetivos cuando nos enfrentamos a estos casos es el de preservar el material de la fachada, o de la superficie pintada, en perfectas condiciones. No se trata de eliminar la pintura a cualquier precio, ya que lo complicado de este tipo de trabajos es hacerlo para que parezca que en realidad la pintura nunca estuvo allí. Es por eso que seguimos un protocolo en la eliminación, con los siguientes pasos:

  • Identificación de la pintura utilizada para hacer el graffiti. No todas las pinturas son iguales. Dependiendo del tipo de pintura, será necesario utilizar un tipo de disolvente específico.
  • Identificación del material de la fachada. Hay materiales mucho más sensibles que otros. No es lo mismo realizar la limpieza de la fachada de un edificio de ladrillo antiguo que la de un vagón de tren metálico. Es necesario estudiar los posibles efectos adversos que podrían tener los químicos que se usan para disolver las pinturas. Siempre nos aseguraremos de que esos productos sean respetuosos con los materiales que debemos limpiar.
  • Elección de la metodología a seguir para la eliminación eficaz de la pintada. Una vez estamos seguros de la composición de la pintura y de la naturaleza del material que hay bajo ella, procedemos a la limpieza. Hay una gran variedad de métodos que se pueden utilizar, desde limpiezas más agresivas con chorro de arena, ideal para superficies metálicas, hasta disolventes específicos para materiales delicados.

¿Puedo protegerme contra las pintadas?

Una vez se ha eliminado la pintura por completo y nos hemos asegurado de que la superficie que había debajo está en perfectas condiciones, cabe la opción de realizar un tratamiento sobre ella. También es posible hacerlo de manera preventiva

Este tratamiento está destinado a proteger la la superficie para que, si en un futuro volviera a ser objetivo de graffiteros, fuese más sencillo eliminar la pintura. 

  • En superficies porosas: Los muros, ladrillos, cemento y demás materiales porosos tiene el problema de que la pintura puede penetrar en ellos, con lo que su eliminación se hace complicada. Impermeabilizamos la superficie con un tratamiento que no por ello resta su capacidad de transpirar.
  • En superficies metálicas: la aplicación de una capa de producto previene que la pintura se adhiera firmemente al metal, con lo que una limpieza con productos poco agresivos podría eliminar el graffiti fácilmente.
  • En cristales: Esta opción es especialmente interesante para los cristales de escaparates, ya que hay pinturas tan complicadas de eliminar que en algunos casos puede ser más económico sustituir el cristal.

¿Necesita eliminar los graffitis de su fachada?

En Divel llevamos años encargándonos de eliminar graffitis de diferentes superficies. Nuestro equipo de profesionales cuenta con las herramientas adecuadas y los conocimientos sobre cómo eliminar cualquier tipo de pintada sin dañar la superficie sobre la que se ha hecho. Contacte con nosotros para solicitar un presupuesto sin compromiso y nos desplazaremos en la mayor brevedad para que su fachada vuelva a quedar como nueva.