Problemas de los falsos techos en oficinas

La instalación de un falso techo es una opción elegida por muchos propietarios de locales comerciales. Hay varios factores por los que instalar este tipo de techo es una buena opción, pero siempre has de tener en cuenta que requieren un mantenimiento específico.

¿Por qué elegir un falso techo?

A la hora de proyectar la construcción o la reforma de un local comercial o de un gran espacio, los falsos techos son una alternativa muy atractiva. Esto se debe principalmente a los siguientes motivos:

  • Su instalación es muy rápida. Desde luego, mucho más que la de un nuevo techo de ladrillo a la altura deseada. Las construcciones en las que se instalan los falsos techos suelen tener un techo original a una altura mucho superior de la deseada. Esto puede suponer una factura de la luz más alta, ya que la energía necesaria para iluminar, calentar o enfriar el habitáculo es mucho mayor. Con una rápida de instalación, sin necesidad de grandes obras, puedes solucionar este problema.
  • Además de la rapidez en su instalación, los falsos techos resultan atractivos por ser más económicos que los techos de obra. Están fabricados con materiales ligeros, en piezas estándar que se adaptan a la superficie en la que se instalarán a base de cortes in situ. Es necesaria mucha menos mano de obra para poner un falso techo, lo que suma al ahorro.
  • Otra de las características que sitúa los falsos techos como la opción preferida para la instalación de un nuevo techo en un local es que permiten realizar reparaciones y modificaciones de forma sencilla. La instalación de nuevos conductos de aire acondicionado o de calefacción, cambiar la iluminación del local, reparar una parte del techo en caso de humedades… Todo esto es más fácil con un falso techo, evitando obras de mayor envergadura.
  • Un falso techo crea un espacio bajo el techo original. Esto da la oportunidad de crear un aislamiento tanto térmico como sonoro. El propio falso techo ya actúa como aislante, pero además existe la opción de instalar una capa aislante extra.

Inconvenientes de los falsos techos

Al instalar un falso techo queda un hueco entre el techo original, de obra, y el nuevo techo. Esto puede dar lugar a la acumulación de suciedad, polvo, moho o cualquier otra sustancia. Si no se hace un mantenimiento, puede que incluso te encuentres con un problema de plagas de insectos o roedores.

Es por eso que recomendamos una limpieza periódica de la zona superior del falso techo, aunque la parte que queda a la vista esté aparentemente limpia. De esta forma se eliminan residuos que se podrían ir acumulando y causar problemas mayores, como hundimiento del techo, aparición de manchas o de humedades.

Es cierto que estas tareas solo pueden realizarse sobre un tipo de falsos techos: los desmontables. Los que están hechos de pladur suelen ser para instalaciones permanentes o en las que no se espera tener que mover las placas para acceder a la parte superior. Hacer una limpieza de ese tipo de techos supondría realizar un pequeño corte y volver a colocar el techo cuidadosamente para que quede como antes, por lo que es una opción bastante menos atractiva. 

Si quieres evitar el deterioro y no dejar que el paso del tiempo dé una imagen descuidada a su oficina o local, contacte con nosotros. Nos desplazaremos a sus instalaciones con nuestro equipo de limpieza profesional y en solo unas horas disfrutará de un techo con apariencia de recién instalado.